viernes, 27 de febrero de 2009

El día más triste...

Hoy, día 27 de Febrero del 2009 es sin duda el día más triste de toda mi vida. En la madrugada me han comunicado que mi perro, Otto, ha muerto.

Llegastes a mí cuando tan solo tenía 9 años, era la ilusión de mi vida en aquel entonces tener un perro, te quería como jamás he querido nada en esta vida. Has vivido conmigo la última etapa de mi infancia, mi adolescencia y el comienzo de mi adultez. Juntos hemos tenido momentos que no se pueden olvidar, desde que jugaba contigo a perseguirte por la casa para quitarte el juguete y tu dabas vueltas a la palmera y no lo conseguía, te hacía cosquillas y te remonoleabas tumbado en el suelo mientras movías la patita, te besaba el hocico todas las noches antes de irme a dormir, te sacaba a pasear y te protegía de cualquier perro que se acercase hostilmente, teníamos que dormirte en fin de año porque te daban miedo los voladores, esos días dormías conmigo, cada vez que tenía comida en mano me mirabas con ojitos de perro degollado y no podía resistirme a darte un cacho.

Lo que más recordaré es cuando llegastes a casa subido en los brazos de mi padre y le distes a mi vida la chispa que necesitaba y que me ha sacado sonrisas todos los días que he pasado junto a ti. Y yo no estuve ahi para ver como te ibas... no estuve porque tuve que irme y desearía haber estado ahí para verte una última vez y acariciar tu pelo blanco, darte un último beso en el hocico antes de que te fueras a dormir para siempre. Ahora serás incinerado y lo único que quedará de ti es el recuerdo y tus cenizas, no podre volver a verte más que en fotos, tenía la ilusión de llegar a casa y me de que me saludaras efusivamente y pegando brincos como siempre habías hecho... pero no podrá ser, no lo será nunca más...

Jamás te olvidaré, eres lo que más he querido en esta vida y estoy vacío sin tí. Te quiero Otto...
Otto, lo más importante de mi vida. (1998-2009)

Una vez en mi mente... tuve el mejor amigo que nadie ha podido imaginar...

6 comentarios:

  1. Dios Edu.....jue me he puesto a llorar y todo...no sabes lo mal q me sabe...buff!! era un perro genial! era bueno y cariñoso (incluso ya me tenia cariño a mi) ya no podremos volver a verlo desgraciadamente...joder me pone muy triste la verdad. Tu texto es precioso la verdad...se me han saltado las lagrimillas. Pero sabes que? Dime cursi y todo lo q kieras (alomejor te hace reir y todo) pero yo de pekeña vi una peli q se llamaba "Los perros tambien van al cielo" alli estara Otto. Cuando kieras y para lo q kieras me tendras siempre aki;)

    ResponderEliminar
  2. Lo siento muchísimo, Edu.

    Así es la vida... qué le vamos a hacer.

    Nunca he tenido un animal de compañía así, y la verdad es que 11 años son muchos años...

    Mucho ánimo y a seguir adelante.

    ResponderEliminar
  3. Edu adelante y animo e!!siento muxo lo de tu perroo!!el texto es muy bonito eh!!!

    ResponderEliminar
  4. Laura Caballero Glez.28 de febrero de 2009, 12:12

    Edu, cariño, es lo más bonito que he leído nunca.
    Todos los que hemos conocido a Otto le hemos querido y le vamos a echar mucho de menos, tu le vas a echar mucho de menos... ,pero ahora sólo debes pensar en que fue un perro muy querido y que junto a vosotros tuvo una vida tranquila y feliz. Ahora, lo difícil va a ser superar la pena, pero te ayudará recordar los buenos momentos...
    Un beso cariño. Te queremos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Edu,

    Comentarte que todos los que queríamos a Otto lo hemos pasado fatal, y Marta y yo queremos mandarte un saludo de ánimo y que sabemos que para tí era algo muy especial. Lo importante es que ahora lo llevarás siempre dentro de tí (no pierdas nunca ese recuerdo). Yo nunca tuve un perro, quizás porque desgraciadamente viven menos años que los "humanos" y se les coge más cariño que a muchos de ellos...
    Sólo decirte que "Palante" y que saques lo positivo de todas las experiencias de la vida, las buenas y las malas (sobretodo de las malas).
    Ánimo y un saludo de tu tio que te quiere.
    Manolo (Sex&Rock)

    ResponderEliminar
  6. Con esto de las nuevas tecnologias a veces meto la pata. Te escribi algo sobre Otto y no lo grabe se comprende. Solo decirte que nos ha parecido precioso tus comentarios y recuerdos sobre nuestro Otto, aún escribo sobre él y las lagrimas me corren por mi cara hasta el punto de que tengo que parar de escribir. Efectivamente era un perro especial, era nuestro perro, fiel, cariñoso, disciplinado, obediente, defensor de su gente, buena gente.
    Mamá lo sigue pasando mal, lo tiene muy presente siempre,nos faltan maravillosos calificativos para definirlo. Nos ha dejado un gran vacio.
    Alex está ultimamente poco en casa y es precisamente para no estar de bajona é intenta evadirse, salir con amigos, entrenar a sus pequeños del basket, etc... Por cierto, está encantador, ya no tiene sus famosa mala suerte, me la ha pasado a mi. Habrá que sobrellevarla.
    Un beso hijo.
    Tus Padres que te quieren

    ResponderEliminar